Venezuela: una verdadera crisis de derechos humanos

0

El panorama de los derechos humanos es cada vez más  preocupante en Venezuela, nación en donde hace muchos años se denuncian las detenciones, torturas y agresiones que sufren sus ciudadanos.

En este contexto  el sindicalista  Rubén González había participado junto a un grupo de 60 trabajadores de la empresa Ferrominera el día 28 de noviembre de 2018 en una protesta en Caracas, y la madrugada del 29 fue detenido en  Anaco por defender los derechos de los trabajadores. Al día siguiente de su detención, un tribunal militar de Maturín dictó una medida aberrante privativa de libertad en su contra por el supuesto delito de asalto al centinela y ultraje a la Fuerza Armada y, ordenó su reclusión en la cárcel de la Pica (Maturín).

Desde AFD International, consideramos este acto una amenaza a todo el movimiento sindical democrático y promovido de manera inconstitucional y arbitrario porque contradice a los Convenios 87 y 98 de la Organización Internacional del Trabajo y a los derechos fundamentales consagrados en el Capítulo V de los Derechos Sociales y de las Familias, especialmente en  los artículos 95, 96 y 97 de la Constitución de la República que hablan claramente del derecho de los trabajadores y las trabajadoras, sin distinción alguna y sin necesidad de autorización previa, a constituir libremente las organizaciones sindicales que estimen convenientes para la mejor defensa de sus derechos e intereses.

Cabe recordar que según  las últimas estadísticas más de dos millones de venezolanos han tenido que emigrar y dejar a su país en los últimos años, lo que refleja que hay una ausencia de democracia y retroceso en materia de derechos civiles y políticos. Aparte de la  situación precaria de pobreza y de exclusión social que padecieron durante las últimas décadas , esto quiere decir que los venezolanos no tienen muchas posibilidades de garantizar su integridad con el fruto de su trabajo.

Por todo ello AFD International:

  1. Expresa su solidaridad con Rubén González, con sus familiares y compañeros sindicalistas.
  2. Pide al Defensor del Pueblo, Alfredo Ruiz, una respuesta sobre la situación de Rubén que por orden de un tribunal militar  fue enviado a la cárcel de la Pica en Maturín por protestar por sus derechos laborales.
  3. Suma su voz y apoya las denuncias que el movimiento sindical de Venezuela plantee ante la Organización Internacional del Trabajo
  4. No cabe la menor duda de que la detención del sindicalista es ilegal y arbitraria de acuerdo con el criterio establecido por el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria del Consejo de DDHH  y que el régimen de Maduro y especialmente  los funcionarios  militares que practicaron y ordenaron la detención de Rubén  González, son responsables y deberán responder  a este tipo de actos   tal y como esta establecido en el artículo 9 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y con lo dispuesto en el párrafo 1 del artículo 9 del pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

 

Departamento Américas

AFD International

09 Diciembre 2018

Share.

Comments are closed.